miércoles, octubre 15, 2008

143 millones




A veces a los seres humanos nos resulta difícil ponernos de acuerdo, resulta que en una misma habitación una persona tiene frío y la de al lado tiene calor, eso sí, siempre nos quedan las referencias neutras, así podemos mirar el termómetro y decir qué temperatura hace, al margen de que a algunas les parezca mucho y a otras poco.

En política pasa lo mismo, hay personas que están encantada con España y otras que no lo estamos tanto, en muchos casos es una cuestión de sentimientos. Pero de vez en cuando afloran datos que, cual termómetro, nos iluminan de una forma más neutral. En este caso hablamos de los Presupuestos Generales del Estado. Lo cierto es que Aragón es un país complicado, donde los desiertos poblacionales son norma y no excepción, donde Zaragoza ejerce una preponderancia casi total y absoluta, donde nuestra particular orografía nos ha configurado casi a martillazos y donde nuestro “buenismo” secular nos convierte en el último eslabón de una oxidada cadena.

Desde el PSOE se dice que en los momentos actuales de crisis no es bueno “jugar” con el tema de los Presupuestos Generales del Estado y la financiación autonómica. Como siempre hay gente que obedece y calla (sumisión se llama eso, me gusta la cuarta acepción que da el DRAE) como el bueno de Marcel·lí y sus secuaces aragoneses, y otras personas que se pasan la disciplina de partido por donde se merece y piden lo suyo, como el charnego Montilla.

Al final todo quedará como siempre, algunas nos quejaremos, la mayoría de personas no se enterará, España ganará alguna competición y la gente se envolverá en la bandera de un Estado que nunca ha tratado bien a Aragón. Mientras tanto el termómetro estará allí fuera para las que quieran mirar, indicando que el Estado invertirá (de momento) 143 millones de euros menos en nuestra vieja nación el año que viene, cantidad equivalente al presupuesto de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

P.S. No me he podido reprimir y he puesto como imagen el sello que salió para conmemorar la aprobación del primer Estatuto de Autonomía de Aragón. En ese sello aparece la figura del Justicia de Aragón, garante del cumplimiento de las leyes forales. El poder central acabó con esa incómoda figura, lo triste es que ahora parece que somos nosotras las que reblamos, ahora no hace falta que corten la cabeza a alguien, a día de hoy nos hacemos el haraquiri y encima le damos las gracias a Madrid.

3 comentarios:

animalista-cao dijo...

Puedo copiar tu post sobre los olvidados, que hablas de la foca, al blog de la Colla Antitaurina?
Saludos.

Florencio dijo...

Por supuesto!!

animalista-cao dijo...

Muitas grazias, misache. Maitín lo publicaré. Entalto a luita animalista!
A plantar fuerte.