jueves, septiembre 08, 2016

Ortografías, una visión política




La lengua es y ha sido siempre una herramienta de poder, como cualquier herramienta puede ser utilizada para el bien o para el mal. Si hacemos un rápido repaso histórico comprobaremos que el poder siempre ha tratado de sacar el máximo de ventajas de esta herramienta.

Si vamos al referente europeo más cercano la escritura surge en Oriente Próximo, fue una forma de comenzar a organizar las sociedades cada vez más complejas y las primeras ciudades que surgieron con la expansión de la agricultura y la ganadería. El rey y los sacerdotes (en muchas ocasiones eran uno solo) necesitaban tener un recuento de sus posesiones, de los impuestos, necesidad de legislar sobre cada vez más personas, se asume que de representaciones ideográficas se pasó a la escritura (cuneiforme en este caso).

Pronto los que eran capaces de escribir y hacer cálculos matemáticos se convirtieron en personas imprescindibles para el mantenimiento de las cada vez más complejas sociedades, alcanzando una preeminencia mi clara. La escritura era una herramienta fortísima, tanto que los que tenían al poder (realeza y sacerdotes) la guardaron para sí. Los ejemplos más claros (por mejor documentados) son los de los escribas egipcios.