viernes, junio 12, 2009

Futbolistas e impuestos


Vergonzosas las cantidades de dinero que se mueven el mundo del fútbol, resulta casi obsceno el que se paguen determinadas cantidades por seres humanos, a veces me pregunto ¿cuánto se pagaría si una universidad quisiera "fichar" a Stephen Hawking? Mucho me temo que la cantidad sería irrisoria.
No obstante he de reconocer que siendo un negocio privado, y habiendo gente deseando pagar 200 euros (o mucho más) por una entrada de fútbol o de gastarse 60 euros en la camiseta de una empresa con el nombre de un millonario en ella, pues bueno, con su pan se lo coman.
Lo que no entiendo es que los futbolistas tengan una legislación ad hoc para que paguen menos impuestos. Efectivamente, los futbolistas que ganan esas cantidades (como Cristiano Ronaldo con 9 millones de euros netos al año) pagan un tipo fijo del 24 % del IRPF, mientras que si otra persona tuviera esos mismos ingresos tendría que pagar un 43 %.
Sí, vale, la ley la hizo el PP y de hecho se conoció como la ley Beckham puesto que coincidió con el fichaje del mismo por el Real Madrid. Pero es que el gobierno Zapatero ha refrendado la ley y tan campantes. Mucho criticar los paraísos fiscales para luego terminar permitiendo uno propio para las élites y para los muchi-multimillonarios.
¡¡España mola!! ¡Viva la pandereta!
Para una información más completa pincha AQUÍ.

6 comentarios:

Dina dijo...

A mí es que esto me pone de una maaaaaaaaaaaaala leeeeeeeeeeshe quepaque

Florencio dijo...

Pues sí Dina, y eso que no me meto con el tema de las deudas de los clubes que al final pagamos todas con nuestros impuestos.

Más de dos mil años después y seguimos con el pan y circo...

aragonando dijo...

Viva el furbol, Zaragoza ale, ale, subete con nosotros al tren. Besos uesquetas kio.

Florencio dijo...

Ya, gastemos más pasta en un nuevo estadio para el Zgz, endeudemos el ayuntamiento a costa de otras necesidades, para que luego vuelva a descender, como le pasó al Magia Huesca.

Gora futbola!

aragonando dijo...

No, espera, que ese cuento me lo sé. Construyamos al Uesca un campito nuevo con dinero público, endeudemos al ayuntamiento para mucho tiempo, y luego que el equipo baje a Segunda B. Lo mismo es. Una cosa es que sea futbolero y otra gilipollas, ni un real del erario público para estos equipos.

Florencio dijo...

En Uesca ya se hizo con el Magia Huesca. Ese pabellón fue la tumba política de Sánchez Carrasco, que por cierto, de los distintos alcaldes güesquetas que he conocido me parece el mejor